De un destello de felicidad a la calma.

Estoy segura de que a ti también te ha pasado. Vives un destello de felicidad al ver un atardecer, escuchar tu canción favorita, recibir un mensaje de tu mejor amigo, comer tu postre favorito, comprar  ese libro que querías leer hace mucho tiempo o incluso disfrutar de una taza de café. Momentos que recargan energía. 

De un destello de felicidad a la calma.
Estoy segura de que a ti también te ha pasado. Vives un destello de felicidad al ver un atardecer, escuchar tu canción favorita, recibir un mensaje de tu mejor amigo, comer tu postre favorito, comprar  ese libro que querías leer hace mucho tiempo o incluso disfrutar de una taza de café. Momentos que recargan energía.
 
La tendencia de los momentos de positividad, surgió en el año 2018, gracias a la sicóloga Deb Dana. Ella, por medio de la teoría Poligaval, mantener cuerpo y mente en conexión, le dio un nombre y una explicación a esta chispa de alegría. Actualmente en muchos lugares del mundo, estos micromomentos se están viendo como una “moda”, se han convertido en un estilo de vida, un grito de la humanidad por disfrutar de los pequeños instantes inesperados y espontáneos, que llevan el alma a un estado de seguridad y felicidad único.  
 
Por mucho tiempo se ha escuchado hablar de los “disparadores” que son aquellas cosas, que por el contrario a los destellos, hacen que las personas de manera inmediata se sienten mal, con el ánimo bajito, tengan sentimientos de tristeza y ansiedad, experimenten  situaciones estresantes y sientan que todo está mal en sus vidas. 
 
Pero no es nuevo que en este momento de crisis, que se está presentando en diferentes ámbitos de la sociedad a nivel mundial, las personas cada día se sientan más abrumadas. Un ejemplo de esto son: las redes sociales, las noticias, la sobrecarga de trabajo, la falta de tiempo libre, la crisis económica, la desconexión con el alma y el estrés; que están creando una nube gigante de cansancio en las personas que no les permite avanzar, y para lo cual solo necesitan una cosa en el día a día: conectar con el increíble asombro de estar vivos por medio de destellos de felicidad.  
 
Lo que puedes hacer para vivir instantes de plenitud en tu día a día:
 
1. Cambia el tiempo en pantallas por micromomentos de conexión:
La tecnología ha llegado para revolucionar el mundo, cada vez hay una mayor interacción con aparatos electrónicos que se roban toda la atención y energía de las personas. Es momento de que empieces a observar todo lo bueno que está sucediendo a tu alrededor.  Activa tus sentidos, percibe nuevos olores, sabores, colores y texturas. 
 
  • Sal a caminar y aprecia la naturaleza.
  • Practica un deporte que te apasione.
  • Pinta libros de Mandalas.
  • Lee un libro que te emocione. 

     
    2. Crea tus propios rituales: 
    Aunque él corre corre de los días te impida parar, saca el tiempo para hacer al menos un ritual diario que transforme tu día y te conecte con el presente. Dale prioridad y ponle un momento específico en tu día para hacerlo, así será más fácil que se convierta en un must de tu rutina.
    • Escucha tu canción favorita.
    • Haz una descarga mental de tus emociones.
    • Usa Rituales Para el Alma. 

       
      3. Prepara tu snack favorito.Olvídate de lo que te falta, reconoce que ya lo tienes todo: 
      No necesitas más que tu capacidad de agradecimiento para sentir que eres muy afortunado y que definitivamente no te hace falta nada más. La adopción de esta práctica puede tener un impacto positivo en tu salud física y mental. Enfócate en lo que te hace sentir bien y entrena tu mente para apreciar más momentos de alegría y seguridad.
      • Habla con tus amigos de todo lo que han vivido.
      • Usa el deck de cartas Lo Tengo Todo.
      • Agradece por poder mover tu cuerpo.

        Artículo:

        Dirección: Andre Agudelo.

        Redacción: Melissa Perez. 

        Regresar al blog

        Otros Blogs de esta categoría